Microrrelatos y todo lo demás

Comentar es lo que le da vida a los blogs

No pasa nada si no comentas pero si comentas sabré que has venido y has leído lo que escribo. En definitiva, me sentiré acompañado.

Torcuato

viernes, 21 de enero de 2011

Búsqueda

Búsqueda

Después de jubilarse, siguió deambulando por la oficina, preguntando sin parar. Ya todos le dijeron que no sabían donde había perdido su alma.

Texto: Torcuato González Toval
Pintura: www.artecomunicarte.com/ObraDatosPAD3_P.php?Obr=11857

39 comentarios:

cien veces no debo dijo...

A veces resulta muy difícil adaptarse a los cambios (seguro que el alma le quedó metida en algún cajón de escritorio).
Saludos

Anita Dinamita dijo...

Es difícil perder el alma en el trabajo... y más si estás mucho tiempo en el mismo.
Me gusta la frase final.
Abrazos

Maite dijo...

Es cierto que a mucha gente parece pasarle algo de esto, yo intento cultivar lo de fuera del trabajo, para que mi alma se acostumbre a otras cosas, y me compañe también cuando la vida laboral termine ;) Abrazos.

Torcuato dijo...

Aunque no me gusta destripar, creo que este hombre si perdió el alma en la oficina.

Dr.Krapp dijo...

Si ha hecho eso, merece perderla y no encontrarla jamás.

Bicefalepena dijo...

Es lo malo de trabajar dejando el alma, que cuando la necesitas para otra cosa, no la encuentras...

Un abrazo

su dijo...

Trabajar para vivir, vivir para trabajar... se entregó en cuerpo y alma el pobre.

Abrazos.

Carmen Silza dijo...

Dejar de trabajar no es conveniente para el alma...Y más, cuando ha estado siempre entretenida....Tú, por ejemplo.....Estoy segura, de que no la vas a perder nunca...Besos Torcuato..y buen fin de semana

Puck dijo...

Eso no vale... ahora estoy dándole vueltas a porqué este personaje, y no otro, sí que perdió su alma... ¿se la vendió al diablo?
Saludillos

TORO SALVAJE dijo...

El alma la cambió por la nómina.

Saludos.

Artistalight dijo...

Es que cuando se ha pasado toda la vida trabajando en un lugar, al volver a el hogar se descubre que en el día no hay lugar para él. Que se alegraban al verlo regresar en la tarde, pero ahora...

El Ser Bohemio dijo...

Que tristeza me dio, creo que debe ser difícil vivir ese momneto. Exelente microrelato Abrazo

Temujin dijo...

Su alma esta con su familia, con su libertad y sus aficiones.

Sibreve dijo...

Qué le diga alguien de una vez a ese pobre hombre que el alma no existe, que es algo que se inventó su jefe para que se contentara con una vida futura, mejor y eterna, no vaya a ser que se dé cuenta de que si ésta es única, no merece la pena pasarla en una oficina...

Patricia dijo...

A nosotros no nos irá a suceder lo mismo espero: compartimos un sueño para el que, en mayor o menor medida, vivimos. La oficina sólo paga la renta.
Me encantó
Un abrazo

woody dijo...

Trabajar para vivir y no vivir para trabajar, es la clave

MTeresa dijo...

Toda la vida en el trabajo
te deja en cueros puros,
si no llevas cuidado
te puedes embrutecer,
depende de uno
el ser feliz en el trabajo.
Es muy bueno el micro

Rufino U. Sánchez dijo...

Se nos pasó la vida trabajando...

Un fuerte abrazo (aunque comento poco te sigo leyendo que no se pierden las buenas costumbres).

angelnegroblanco dijo...

Muy bueno.

Un saludo,

Ángel

Dyhego dijo...

TORCUATO:
¡Pero a qué edad se jubiló ese buen hombre!
Salu2

Baizabal dijo...

Muy bien, Torcuato, mira que perder el alma es un tema delicado; yo prefiero perderla en el estudio en todo caso.


Un abrazo

Luna dijo...

Buenas noches Torcuato. Imagino que las demás almas del trabajo no quieren decirle dónde está la suya...

Saludos enormes.

Jorge Encinas Martínez dijo...

Suerte que es sábado. Si no, me iría al trabajo a fijarme si hay almas dispersas por algún rincón. Por ejemplo, la mía.

Un abrazo

Jorge Encinas Martínez dijo...

Perdón por la lluvia de comentarios: no me lo quería grabar y, al final, me lo grabó seis veces.

Novicia Dalila dijo...

Es el problema de los que se dedican en cuerpo y alma al trabajo pensando que no hay nada más allá....

Un beso, Tor.

Elèna Casero dijo...

Esto relato tuyo me ha traido recuerdos de compañeros que se jubilaron. Unos felices, se llevaron consigo su alma a un lugar más soleado.
Sólo un par de ellos que no pudieron encontrarla, se suicidaron.
Y es tan cierto y tan triste.

Un beso,

escarcha dijo...

muy bueno!
a veces pierdes el alma
en la rutina de los días
y cuando lo descubres
ya no sabes ni cuando ni
donde fue!!!
un beso

aurora dijo...

Toda la vida esperando para jubilarse y cuando por fin lo consigue, se queda allí su mitad más importante.

Antonio M. dijo...

Gracias a Dios, en breve la edad de jubilación sera de 90 o 92 años ;-)
Me gustó mucho el micro, amigo Torcuato.

Torcuato dijo...

Entendiendo el Alma como la esencia de lo que es uno mismo, no es difícil perderla en cualquier recoveco del engaño en el que vivimos.


Un fuerte abrazo a todos/as.
Bienvenidos los nuevos:
angelnegroblanco, Jorge, Aurora

Y por supuesto, eterno agradecimiento a los habituales.

Peatón de pie dijo...

el alma no se separa de nosotros, quizá el espíritu crea que tenga ese dominio, pero tarde o temprano regresa, aunque con los pies húmedos regresa ..

saludo
visitamos y nos das tu opinión ... estamos en el segmento "es un chiste?" de www.paraderosite.blogspot.com

Ernesto y Felisa dijo...

...que difícil va a ser sacar a esta mente de ahí...,
hay que ampliar horizontes antes de que sea demasiado tarde...,
(ahora convencer a esta alma perdida va a ser cuestión del complicado tiempo..., cuestión dificil..9
Saludo triste, Torcuato...,(me gustaría no se quedase ahí)
Saludos
Felisa
(...y magnífico micro..., da para una novela....)

Torcuato dijo...

Bienvenido peatón

Gracias Felisa

Un abrazo

David Figueroa dijo...

Eso le pasó por hacer lo que le pedía el jefe, que se dejara el alma en su trabajo. Muy bueno.
Abrazos.

Torcuato dijo...

Gracias, David. Un fuerte abrazo a ti también.

Topacio dijo...

Hay gente así, todo lo vuelcan en el trabajo y reconocimiento profesional, sacrificando demasiadas cosas, hasta su identidad, y luego no se encuentran porque fuera del mundo laboral no saben quiénes son.

Besos.

Torcuato dijo...

Esa es un poco la esencia, Topacio.
Besos

Gloria dijo...

Los jubilados son como los asesinos, que siempre vuelven al lugar del crimen.

Muy bueno el relato y real como la vida misma. Algunos jubilados siguen tan asiduos a su lugar de trabajo, que la gente que los ve creen que aún están en activo.

Me da a mi que si llego, porque ahora la edad de jubilación la han puesto dos pasos más allá, pues si llego no me van a ver por allí jamás de los jamases. Amén.

Besos.

Torcuato dijo...

No sé si ya llegaremos alguno.
Besos, Gloria.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

I Concurso de microrrelatos El Microrrelatista 2011

Para saber de que va la cosa pinchad AQUÍ y si queréis comentar cualquier cosa, me lo comentáis en elmicrorrelatista@gmail.com.

Acabó el plazo, el día 10 de marzo se podrán leer todos los micros presentados a concurso.

El Microrrelatista

Genial ilustración de Daniel Galantz, cedida para la cabecera de El Microrrelatista.

Lectura de micros en La Palma, contra la violencia doméstica.

Aquí abajo tenéis un enlace de un trabajo de titanes realizado por Ana Vidal, mi querida Anita Dinamita del blog Relatos de andar por casa. El día 25 de noviembre se celebró el día contra la violencia de género y Ana, en su isla, La Palma, movió cielo y tierra para organizar una lectura de microrrelatos. Tuve el honor de ser uno de los elegidos al lado de otros magníficos textos de compañeros blogueros. La lectura la realizaron por orden: Salva, Ana Vidal, Pablo y Su. Estoy muy contento.

Para leer todos los microrrelatos pichad AQUÍ

El sonido es flojo así que subid el volumen a tope.

Cienmanos - Micronovela colectiva

GRACIAS POR EL PREMIO, GLORIA

EspaInfo: buscador de España

Gracias Tinta Roja.

Premio que me otorga Carmen Silza

Premio que me otorga Carmen Silza
Muchas gracias paisana

Metáforas poéticas